ES/EN
-“¿Plan de marketing, qué es eso?”; “Mi empresa es muy pequeña, no creo que sea necesario”; “Los planes de marketing son para las grandes corporaciones que hacen mil acciones al año, y tienen mucho presupuesto de marketing”; “Yo no hago publicidad, no tengo recursos para ello”; “Nunca lo he hecho, y tampoco sé cómo abordarlo”….-
Estas son algunas de las respuestas que dan las pequeñas y medianas empresas cuando se les preguntan si realizan plan de marketing anual. Y es más común de lo que creemos, el que las empresas no utilicen esta herramienta de trabajo. De hecho, incluso grandes organizaciones con mucha facturación, pero con una estructura familiar no lo realizan (y lo decimos por experiencia de haber trabajado en departamentos de marketing de empresas con facturación muy elevada y ver al llegar que ni lo hacen, ni lo han hecho nunca)
Nuestra sugerencia siempre es “Hazlo”. Un plan de marketing es fundamental para cualquier negocio sea pequeño, mediano o grande, ya que nos ayuda, entre otras cosas, a marcar el camino para el próximo año, tener un mayor control sobre lo que hacemos, planificar (y que el día a día no nos coma), y por tanto, tener mejores resultados. El plan de marketing no es más que el desarrollo táctico de acciones para poder alcanzar los objetivos estratégicos marcados en el corto y medio plazo

 

A modo de resumen, el plan de marketing nos ayuda:

 

  • A analizar la evolución del negocio y de sus marcas en el año en curso. Por lo general, los planes de marketing se trabajan en el último trimestre del año, por lo tanto, podremos obtener mucha información (en más o menos detalle, según requiera la empresa) de ventas, márgenes, tendencias de las marcas, distribución, promociones, acciones comunicación, lanzamientos… Esto nos ayudará a ver qué ha ido bien, lo que no ha ido tan bien, y qué debemos tener en cuenta para la toma de decisión del próximo año (ej: si un producto tiene una tendencia negativa de ventas durante los 3 años anteriores,  y sin embargo la penetración en el mercado sigue siendo buena, nos dará pistas para ver cómo podemos realizar acciones que incrementen la rotación)
  • Analizar a nuestra competencia y ver su evolución tanto a nivel de posicionamiento como de comunicación durante ese año. Aunque durante todo el año es importante hacer un seguimiento constante de la competencia, este es un buen momento para ponerlo sobre papel, e ir más al detalle
  • Desarrollar los objetivos tácticos para próximo año, que nos permitan alcanzar los objetivos estratégicos marcados. Como cualquier objetivo tiene que ser medible y alcanzable
  • Desarrollar acciones concretas a nivel de producto, precio, distribución y comunicación/promoción, así como una estimación presupuestaria de gasto o inversión que va a suponer cada una de las acciones. (ej: relanzamiento de producto, eliminación de productos que no generan rentabilidad para portafolio, campañas de comunicación, planes promocionales enfocados a canal…)
    Tener una mejor planificación de lo que haremos, y por tanto, nos facilita el día a día para que las decisiones se piensen y se controlen. Y que se intente cumplir los objetivos marcados.
  • Flexibilidad. Está claro que lo que se planifica 6 meses antes puede que por diferentes motivos no se pueda llevar a cabo, se tenga que retrasar, o simplemente modificar el planteamiento, ya que en ese momento la situación, el mercado o cualquier otra variable haya cambiado. Pero siempre nos ayudará a centrarnos y llegada la situación decidir si se hace o no.

 

 

En definitiva, las acciones de marketing se basan en datos (cualitativos y cuantitativos), en cómo analizarlos, medirlos y controlarlos para que la partida presupuestaria destinada al marketing no sea un saco sin fondo que no revierta sobre la rentabilidad del negocio.
El equipo
Azul Cobalto Studio