ES/EN
Cuando pensamos en marcas lo primero que nos suele venir a la mente son imágenes de personas abriendo y bebiendo refrescos, comiendo hamburguesas, coches de lujo o supermercados a los que solemos acudir, cada una de estas marcas nos representa en cierta medida y están presentes permanentemente en nuestras vidas.
Las marcas a lo largo de los años han evolucionado tanto que son capaces transmitirnos con solo escuchar su nombre o ver su logo, sentimientos, experiencias, anécdotas, algunas nos dan seguridad y otras nos suben la adrenalina. Todas estas características son las que nos hacen escoger esas marcas antes que otras.
Cuántas veces nos han preguntado por ejemplo: ¿Eres del Barcelona o del Madrid?, ¿O del Atlético quizá?, ¿Qué prefieres Coca-Cola o Pepsi?
Estamos acostumbrados a escuchar que solamente las marcas son las que deben venderse, ofrecer sus productos y servicios de la manera más original posible con el fin de conquistar la mayor cuota de mercado, de crear algo que las diferencie hasta generar un auténtico estilo de vida convirtiéndose en un referente para sus consumidores y si no me creen, pregúntenles a los responsables de marketing de Harley Davidson.
Si somos conocedores de que este modelo funciona para las empresas,  ¿Por qué no aplicarlo a nosotros mismos? De eso se trata la marca personal o PERSONAL BRAND.
La forma en que nos comunicamos con los demás creará un patrón, una imagen, que nos diferenciará de los demás o que nos hará ser uno más del montón. Nuestra marca personal es la forma en la que los demás nos perciben y está en nuestra mano conseguir que seamos recordados, que esa percepción genere reconocimiento y diferencie de forma positiva del resto. Invertir en el desarrollo de nuestra PERSONAL BRAND no conlleva grandes gastos, solo paciencia, creatividad y organización.
Algunos consejos para desarrollar la PERSONAL BRAND:
1. Tener claro qué queremos comunicar y de qué forma expresarlo.
2. Promover las especializaciones y todo aquello que nos diferencie, que nos haga únicos, los mejores para ese puesto de trabajo o en tu profesión, que SEAMOS NOSOTROS MISMOS EN UNA SOCIEDAD EN LA QUE TODOS QUIEREN SER COMO ALGUIEN MÁS.
3. Sigue el ejemplo de personas con un gran desarrollo de su PERSONAL BRAND, por ejemplo: Mark Zuckerberg (creador de Facebook), Elon Musk (CEO de TESLA), Conor McGregor (Deportista de Élite) e incluso el mismo Karlos Arguiñano (chef de prestigio)
4. Aprovechar las Redes Sociales de uso gratuito para promover tu imagen, así como las plataformas en la red para crear un Blog personal.
5. Es más importante la calidad que la cantidad, un contenido bien estructurado no debe ser extenso para que transmita todo aquello que desea transmitir.
6. Usa algo que te diferencie y que sea fácil de relacionar con tu PERSONAL BRAND, podría ser una frase, un icono, una temática, etc.
La creación de una PERSONAL BRAND fuerte conlleva tiempo y esfuerzo, así que no esperes resultados instantáneos, la paciencia será tu mayor aliada y sobre todo créala con pasión porque estás proyectando la imagen que quieres que los demás tengan de ti mismo.